Blog

Cascanueces de madera

Se requiere prácticamente la misma inventiva para fabricar un cascanueces que una bala”  Wilson, Bee “La importancia del tenedor: historias, inventos y artilugios en la cocina” 2013, Ed. Turner publicaciones, p.13

En nuestra vida cotidiana estamos rodeados de utensilios de cocina que nos parecen simples porque nos acompañan desde que tenemos memoria pero que si nos paramos a pensar en su historia, tipología y usos, nos damos cuenta de que no lo son.

El cascanueces es una de esas herramientas, aparentemente simples y básicas, pero que “tienen mucha miga”, hasta el punto de contar con dos museos monográficos a nivel mundial: The Leavenworth Nutcracker Museum en Washington, Estados Unidos y en Alemania el Nussknackermuseum Neuhausen. Ademas de celebrarse anualmente encuentros de coleccionistas.

Los cascanueces han sido y son, fabricados en multitud de materiales: piedra, metal (bronce, plata, latón, hierro, acero, aluminio), marfil, plástico y madera. En esta ocasión vamos a hablar de aquellos que son exclusivamente de madera.

Os suena eso de “Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo” (la cita se le atribuye a Arquímedes en el s. III a.n.e.) pues gran parte de los cascanueces se basan en la ley de la palanca. Esta ley de la física dice: “la potencia por su brazo es igual a la resistencia por el suyo”.

Sin entrar mucho en detalle, decir que existen tres tipos de palancas, en función de donde se sitúe el punto de apoyo: las de primer, las de segundo y las de tercer grado y que la palanca sirve principalmente para transmitir movimiento o comunicar una fuerza. En el caso del cascanueces se usa para comunicar una fuerza que nos permita abrir la dura cascara de los frutos secos.

Elaborados en madera y basados en la palanca podemos encontrar dos tipos de cascanueces:

1.- Los que aplican presión indirecta y se basan en la palanca de primer grado. El punto de apoyo o funco se sitúa en el centro, entre la resistencia (la nuez) y la potencia (la mano). A este tipo pertenecerían los famosos cascanueces alemanes con formas de figuras humanas, esos soldaditos famosos a nivel mundial, han pasado de ser utensilios de cocina a convertirse en objetos de decoración navideña, con una legión de coleccionistas. También dentro de este tipo podemos ver (sobre todo en museos) algunos modelos antiguos con forma de alicate hechos en madera..

2.- Los de presión directa y que se basan en la palanca de segundo grado. Es la resistencia (la nuez) la que se encuentra en el centro entre la potencia (la mano) y el punto de apoyo. Hechos en madera encontramos los cascanueces de sobremesa que tienen una palanca y un recipiente unidos por la bisagra y que generalmente se apoyan en una mesa o encimera. También tendríamos los que se llaman de tenaza que aunque hoy en día se fabrican principalmente en metal antiguamente era frecuente encontrarlos también en madera.

Otros tipos de cascanueces en madera, ya sin usar el sistema de palanca, serian:

1.- Los de martillo, que usan la percusión para abrir los frutos secos, constan de dos partes: una base y un martillo. La nuez se coloca en la base y se golpea con el martillo hasta romper la cáscara.

2.- Los de tornillo o rosca que ejercen presión directa en el fruto. Consiste en un tornillo con cabeza y rosca encajado en un trozo de madera que sirve de base para colocar la nuez. Se va girando la rosca hasta que por presión se rompe la cáscara.

Como ves a la hora de comprar cascanueces hay gran variedad. A nosotros que somos muy fans de los cascanueces nos gustan todos. El de tornillo o rosca lo llevamos en el bolso o cuando salimos de picnic, ocupan poco espacio y se pueden llevar a cualquier sitio. Los que tienen forma de soldaditos para regalar en Navidad porque son preciosos y a los niños les encantan. Y para usar a diario en casa los de palanca de sobremesa, abren nueces, almendras y avellanas sin esfuerzo, son los más fáciles de usar y efectivos con todo tipo de frutos secos. Para cada momento hay un cascanueces adecuado y por supuesto la musica de fondo que deberías escuchar al leer este post no sería otra que : “The nutcraker”- Piotr Ilich Chaikovski .

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.